Mapa  de Nuestra Web   Contacto con nuestro Sensei Ishana Pérez  
Páginas: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10     
Índice de Editoriales 2023
¡Tienes que saber en qué nivel estas!          
           





Editoriales 2023 EDITORIALES 2023    

        

¡Tienes que saber en qué nivel estas!

        Hace mucho tiempo un buen amigo aikidoka me comentó: “Yo sé donde estoy y, yo sé donde están los demás.” Me gustó mucho esa afirmación porque era plenamente consciente de su evolución, de su estadio actual y dentro de su entorno de práctica sabía donde estaban los demás.

        En muchos Dojos se imparten clases donde se suelen juntan varios niveles de desarrollo a la vez, en esos casos, lo que si es común a todos son los contenidos que se desarrollan en esas clases. Pero en esa circunstancia, cada estudiante tiene el deber de saber cuál es su nivel de ejecución en función del nivel alcanzado hasta ese momento en esos contenidos que son compartidos para todos, dicho de otra manera, tiene que saber qué es lo que tiene que hacer y cómo tiene que hacerlo. Cuando se afrontan dinámicas así, en líneas generales se pueden dar dos tipos de actitudes:

        La primera es cuando dentro de los contenidos que se practican se quiere hacer como hacen los compañeros de menos nivel por dejarse llevar por la apatía y la desgana, por ejemplo, eso suele pasar mucho a los alumnos vagos con los Ukemis y con los desplazamientos, así que cada cual debe saber el nivel de ejecución en el cual está para poderlos desarrollar en la franja de tiempo destinada a ello dentro de la mecánica de la sesión.

        La segunda es cuando se quiere hacer superando los conocimientos y las capacidades que se poseen hasta ese momento, -mas que nada porque ven a sus compañeros de más nivel realizando esos ejercicios de una manera más avanzada-, en éste caso es un gran problema porque no van a poder llegar y lo que es peor, se han olvidado de cuál es su posición-obligación en esos determinados contenidos que se están ejecutando.

        Esto les pasa a unos y otros por su falta de atención - concentración y por dejarse llevar por la inercia, eso significa que hacen lo que no les corresponde y eso es un gran problema para ambos, porque tienen una focalización deficiente dentro de su proceso de formación.

        En la Waza (las técnicas) no se dan esos problemas en líneas generales, porque cada cual hace según lo que conoce en función de la explicación central, más que nada porque los que quieran hacer algo superior no lo van a poder ejecutar por carecer del tiempo y de la experiencia necesaria, por ejemplo, en Tachi Waza, Katatedori Aihanmi, Kotegaeshi (en nuestro método, nivel de 3º Kyu) querer volar sin haber aprendido a ello previamente, está claro que el leñazo va a estar garantizado, es mejor hacer Ushiro Ukemi de base y todos contentos, no se corta las dinámicas, todos trabajan esforzándose según sus posibilidades y todos hacen según sus conocimientos.

        Pero vamos abordar el obstáculo y le vamos a buscar solución a la problemática planteada, que en éste caso sería, ¿qué puede hacer el alumno para realizar lo que le corresponde en clase?

        Evitar las distracciones y estar centrado.- Por todos es sabido que al arrancar en cualquier actividad los primeros 5 minutos cuestan un poco, pero eso pasa en el caso de una sesión de Aikido por haberse saltado todo el protocolo de acondicionamiento mental antes de comenzar la práctica, esto es:

       Al venir desde casa irse concentrando en lo que va a pasar durante la sesión que se va a realizar.

        Al pasar la puerta de entrada del Dojo realizar un ejercicio de abstracción para dejar atrás lo hecho durante el día.

        Desarrollar concentración al cambiarse de ropa en el vestuario, porque es una señal clara que se es consciente de lo que se va afrontar.

        Concentrarse al entrar al tatami al realizar el Rei para acceder a él.

        Ya dentro de éste, no distraerse con los compañeros hablando o con los ruidos externos al Dojo.

        Y por último, el ejercicio de unificación en el saludo inicial dirigido al Kamiza.

        Si se tienen en cuenta todos esos puntos, los 5 primeros minutos no tiene porque haber distracción en el alumnado, porque ya se ha realizado el “calentamiento mental” para afrontar la clase con todas las capacidades bien focalizadas en lo que se va a realizar.

        Por el contrario, al saltarse todas esas fases de acondicionamiento mental, está claro que los 5 primeros minutos o más para abordar los contenidos de la clase, es obvio se van a perder a la vez que el alumno va a estar distraído.

        Mantener un nivel de alerta alta durante toda la sesión.- Esto se refiere a tener un estado de vigilancia o de atención que se debe de sostener durante el tiempo que dure la sesión. Esta disposición del ánimo por parte del alumno se relaciona con la movilidad dentro del tatami, el espíritu de entrega en el trabajo, la determinación para afrontar cada fase de la clase, el atacar al compañero, etc., es decir, aplicarse para sacar el máximo de rendimiento a todos los contenidos de la sesión de práctica.

        Si no se da ese estado de estar solícito y presto, se entra en una espiral de inercia, de apatía, de decaimiento que termina por aburrir al alumno dentro del tatami. Por otro lado, si hay aunque sea una minoría de practicantes con ese humor (bastaría con uno), hay que ser conscientes que van a ser tóxicos para el resto que se está superando a través de su voluntad y esfuerzo.

        Ser consciente de los contenidos fijos que hay en las clases.- Las rutinas o contenidos educativos fijos tienen como objetivo el ayudar a enfocar, dirigir y concentrar la mente en el desarrollo de los mismos, eso quiere decir que ya se sabe de antemano qué va a venir y no es una sorpresa o es algo que se desconoce, eso ayuda al estudiante a que sesión tras sesión se concentre en mejorar cada elemento de esas partes que son permanentes día tras día.

        Por esa razón el estudiante tiene que saber y tiene que tener muy claro las distintas fases por la que va pasando su sesión de práctica, eso hace que su rendimiento sea mayor según va pasando el tiempo.

        Esto es fácil de afrontar, porque si las planificaciones están bien hechas, los contenidos fijos en cada sesión se prolongan bastante tiempo en la programación, así que no es un problema tomar consciencia de ellos para irse superando en los mismos, por ejemplo, en los Ukemis, los desplazamientos, las técnicas, etc.

        Aplicar reglas mnemotecnicas para integrar y desarrollar el aprendizaje.- Para aplicar las reglas mnemotécnicas es fundamental que se domine a nivel de base la terminología del Arte, para poder distinguir bien cada fase, cada ejercicio o cada dinámica. Por otro lado, es importante que si en el Dojo no hay unas reglas mnemotécnicas generales para todos o aún habiéndolas, es muy recomendable de que el alumno haga las suyas propias, para así favorecer la asimilación de los distintos contenidos didácticos.

        Éstas se puede poner en practica desde la explicación central, la relación con el compañero, el uso de implemento/s e incluso en solitario cuando hubiera ejercicios de este tipo.

        Entender siempre lo que se hace.- Hay que practicar con conocimiento aunque se esté imitando, copiando y repitiendo lo mostrado por el Sensei, por una sencilla razón, porque lo que pretendemos al emular, al calcar y al duplicar es hacer nuestro lo que se observo en la explicación central para integrarlo en nuestro cuerpo, por esa razón es importante tomar consciencia de las acciones que se realizan.

        Si no te focalizas bien en tus acciones, éstas serán desordenadas y harás las cosas a trompicones según se te van presentando, pero aquí surge un gran problema y es que al desarrollar así la practica estás actuando con un gran déficit de atención, esto lleva aparejado que tu productividad será baja y nada proactiva, así que no es nada aconsejable esa forma de actuar para evolucionar.

        Otra de las cosas que cada alumno tiene que ser consciente en la dinámica de las clases, es cuáles de las tareas que realiza son importantes y cuáles son claves para él, me explico:

        Las tareas importantes son todas aquellas que son vitales para su progreso, por ejemplo, si no hay una buena comprensión para su nivel en la ejecución de Kokyunage, va a tener problemas siempre que aparezca esa técnica en cualquier contexto: de frente, en Shomenuchi, en Katatedori o por atrás, en Ushiro Waza, etc.

        Las tareas claves son todas aquellas que van a permitir avanzar o frenar su desarrollo, por ejemplo, si no hay una buena técnica de rodamiento en los Ukemis, está claro que eso le va a frenar en su evolución y así con muchos más elementos presentes en las sesiones cotidianas.

        Entonces, el distinguir unas y otras hará que se tome consciencia para concentrarse bien y saber donde tiene que emplearse más a fondo para progresar en un momento en concreto, así que por esa razón, se debe de ser consciente y entender bien lo que está haciendo cada vez que se practique sobre el tatami.

        Ejercitar la memoria corporal en todo momento.- Saber si se está rentabilizando la memoria corporal es cuando se recapitula o se suma de una sesión para otra, al igual que en las distintas franjas de tiempo establecidas en la programación (1, 3, 6 o 12 meses) para ver el progreso del alumnado.

        Los expertos hablan de que los músculo tienen memoria, una razón de más para tener continuidad en las clases y así poder seguir ampliando la memoria muscular, gestual y la consolidación del hábito.

        Otras de las cosas que ayudan a fortalecer y ampliar la memoria corporal es asociar los conceptos en contexto determinados, por ejemplo, siempre es fácil contextualizar la proyección que nos hacen en Koshinage y la razón es muy simple, por lo que implica recibir esa técnica en cualquier circunstancia que nos la apliquen.

        La capacidad que tengamos para que nuestro cuerpo adopte en cualquier acción, -independientemente del rol que se realizando: Uke-Tori, Tori-Uke-, la forma correcta para responder a la acción del otro, es una muestra tangible del dominio que se posee con la memoria corporal y hay tres campos claros para aplicarla y someterla a prueba: la primera es en el trabajo del Uke, la segunda al dejarse llevar o dejarse conducir ( Itai - Dootai) y la tercera, es el cultivo de la acción – reacción en la comunicación entre practicantes durante el Keiko.

        Como se puede ver, hay mucho campo tanto para testar como para desarrollar la memoria corporal en cada practicante, la cuestión es siempre la misma, ¿somos capaces de prestar atención para incrementarla y ejercitarla día a día?

        Acotar el tiempo para realizar las clases semanales.- Nunca me cansaré de decir que en éste apartado está el secreto de la evolución, independientemente del método que se elija para la transformación.

        La razón de ser constante en las clases es para que el cuerpo y la mente identifiquen esos días y esas horas con la práctica – estudio, es decir, establecer un hábito fijo y continuo en el tiempo que va a favorecer la asimilación de los contenidos didácticos. Se relaciona directamente con el punto anterior, “Ejercitar la memoria corporal,” son dos punto que conectan entre sí. En relación con esto, un buen consejo que siempre es recomendable dar a cualquier alumno, es que es importante “Cultivar solo aquellos hábitos que quieres que dominen tu vida” Elbert Hubbard.

        No desatender los cuidados del cuerpo.- El cuerpo requiere cuidados para poder practicar con intensidad, eso significa: cultivar la higiene personal, alimentarse correctamente, descansar adecuadamente, llegar al Dojo con la mente despejada para afrontar las sesiones con lucidez y perspicacia.

        Si salimos de nuestro trabajo muy congestionados por nuestra actividad profesional o personal, quizás pararse a tomar un café de camino al Dojo y despejar la mente sea una buena solución para después poder rendir mejor en clase. Quiero decir, de lo que se trata es que cada cual debe de buscar maneras y formas para relajarse o desconectarse de acuerdo a sus gustos y su estructura mental, con el objetivo de ser productivos sobre el tatami.

        Realizar un resumen mental-corporal de lo practicado.- Dentro de nuestro protocolo de finalización de las clases, una de las cosas que siempre he recomendado a los asistentes es el ejercicio de asentamiento de lo producido en esa sesión, digamos que con ese ejercicio se cierra por completo el círculo de lo acontecido durante esa clase ese día, también se debe de entender como la preparación para la próxima.

        Esa recapitulación es la retención de lo aprendido durante ese periodo de práctica en la consciencia corporal, lo cual es de suma importancia para sumar día a día y así poder tener una evolución continua. Una de nuestras reglas mnemotécnicas de oro es la “Filosofía de la hormiga, grano a grano y día a día” y la aplicamos en todos los campos del Dojo, que a su vez conecta con la filosofía del Kaizen o mejora continua.

        Los estudiantes con mucha inquietud interior y por tanto, con dispersión mental, suelen pasar por alto ésta última parte de la clase, al igual que en la explicación central, que según mi opinión tiene tanto valor e importancia como el aspecto técnico, diría más, es una parte de la asimilación técnica.

        Voy aclarar éste punto porque creo que es clave para la formación. Cada vez que concluya un bloque de la explicación central + la práctica correspondiente, cuando el alumno se sienta otra vez en Seiza para observar lo que tiene que hacer en el siguiente bloque, debería de realizar ese ejercicio de asentamiento. Que tengo que matizar que no es un repaso intelectual, -ver más arriba el enlace del protocolo de finalización de las clases-, porque cuando se aprende la técnica para realizarlo, la mente actúa automáticamente integrándolo.

        Como dice Murakami, solo hay que “Superarse a uno mismo o perder: no hay más opciones,” ¡así de simple! Por eso es tan importante que se sea consciente de saber en qué momento evolutivo se está, de esta manera se sabrá qué hacer y cómo hacerlo, esa toma de consciencia no solo alimenta nuestra motivación, si no que da realismos a nuestra práctica.

Ishana Pérez, Enero de 2023.

Subir   

        


Páginas: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10     

    Volver Atrás

© 2009 Surya.   Contacto: e-mail: secretariadeldojo@yahoo.es   Telf: + 34 639 187 140